Entrevista a Iván Paredes.

Hemos sometido a Iván, nuestro profesor de escalada aun cuestionario para que lo conozcas mejor. Iván es Técnico de Escalada, pedagogo y un profesional de la aventura y los viajes.

a) Todos habéis practicado otros deportes y tenéis formación deportiva ¿Qué os aporta la escalada que no os aporten otros deportes?

Lo cierto es que desde pequeño siempre he estado en contacto con la actividad física. Me apasionaba el fútbol y también he sido un precoz practicante del judo, al cual permanecí fiel hasta mi adolescencia, compitiendo con cierta regularidad. Tras un período prudente de renovación y búsqueda, descubrí la Capoeira, la cual me sedujo completamente por su plasticidad estética y la exhibición de sus evidentes cualidades: la destreza, agilidad, flexibilidad, fuerza…

En un aparte debo decir que desde bien pequeñito siempre he tenido la tendencia, poco cívica por otro lado, a subirme a farolas, árboles, vallas del “cole” y en general a cualquier obstáculo susceptible de suponer un reto para mis incipientes habilidades escaladoras. Así que para mi sorpresa, cuando por casualidad me topé con algunas personas que se encaramaban a un plafón por el que se movían con la sutileza de bailarines, descubrí que de hecho se trataba de una práctica deportiva y me vi definitiva e inexorablemente atraído hacia ella.

Lençois

Encontrar que cosas me han inclinado hacia la práctica de la escalada en detrimento de otros deportes no es muy difícil. Lo que es difícil es sintetizarlo todo en unas pocas líneas, no obstante haré un esfuerzo por plasmarlo. Algo que creo que me liga enormemente a la escalada es el hecho de que me enfrenta a mis, demonios (supongo que es algo ampliamente compartido por la mayoría de mis compañeros); los miedos, limitaciones auto-impuestas, y todo tipo de comodidades a las que nos aferramos en ésta vida nuestra. Salir a la roca, o al plafón, enfrentarte a ellos y salir airoso, o en muchos casos tomar distancia y descubrir que carecen de la importancia vital que a veces les damos, es una experiencia catártica.

Esto, sumado al hecho de que entiendo la escalada de una forma no competitiva, o mejor dicho, a que desde mi punto de vista, en la escalada uno compite contra si mismo y los compañeros-amigos están ahí para acompañarnos solidariamente en nuestra pugna. Creo que éste pensamiento siempre saca lo mejor de mi mismo, me motiva y me impulsa hacia retos que mirando hacia atrás me parecían impensables. Y lo que es más me hace disfrutar de mi naturaleza aventurera y porque no, un poco primitiva. ¿Quizá pre-homínida?

b) La escalada deportiva se está especializando: ¿Creéis que debe ser muy diferente la planificación del entrenamiento del bloque, respecto a las cualidades a desarrollar (fuerza máxima, resistencia, continuidad) del de escalada deportiva en vías o creéis al contrario, que todo suma?

Entiendo ésta pregunta como bastante compleja y llena de posibles matices. Todo depende de a que niveles de concreción nos estemos refiriendo. El mundo de la escalada a visto una carrera vertiginosa hacia la especialización. Lo que a veces implica que un escalador no hace otra cosa que entrenar para la ejecución de una vía de velocidad en una competición. O para la ejecución del último problema de bloque. Una suerte de cuasi-milagroso movimiento, cuya coordinación motriz, flexibilidad y fuerza requeridas rozan lo imposible.

Fisurote

Con esto quiero decir que dependiendo de a que nivel queramos profundizar, el tópico de “todo suma” podría quedarse en algo demasiado superficial o simplista para abarcar una cuestión que requiere de una explicación más pormenorizada.

Por el contrario, si nuestro objetivo es el de convertirnos en un escalador versátil, que afronta diversas disciplinas, pienso que la alternancia entre bloque y cuerda tiene algunas ventajas que ofrecernos. A saber, la práctica del búlder puede dotar al escalador de un repertorio gestual importante, influir positivamente en el desarrollo de nuestra técnica y desde luego impulsar el umbral de nuestra fuerza. Por otro lado, para alguien que después de una intensa temporada de bloque quiera hacer un “reposo activo” o tener un cambio de aires, o recomponer sus pobres deditos, la cuerda puede ser una excelente alternativa, pues demanda otras cualidades de nosotros y supone nuevos retos. Entre los cuales cabría destacar el aspecto psicológico entre otros.

La cuerda puede ser una herramienta nada desdeñable para el trabajo de secciones duras, sobre todo si las caídas potenciales son buenas, al final con un buen asegurador y un vuelo limpio, las posibilidades de hacernos daño son bastante menores que debido a la repetitiva caída en el último movimiento de un problema elevado, por su incidencia en rodillas o tobillos especialmente. Por no mencionar el fascinante hecho de que encordados, como si fuésemos cometas mecidas por el capricho del viento, podemos acercarnos a nuestros más intangibles sueños de volar.

c)  ¿Por qué te gusta entrenar a otras personas? ¿Cuáles son tus cualidades como entrenador?

Me gusta entrenar a otras personas porque de ésta forma puedo compartir con más gente mi pasión. Enseñar siempre ha sido algo vocacional para mi, disfruto viendo la evolución y el aprendizaje de los demás. Con más razón si soy yo el que contribuye a ello.

Por otro lado me inclino a pensar que todos estamos en continuo proceso de aprendizaje y ayudar a los demás durante éste, creo que es un privilegio. Las personas siempre guardan algo especial si les has dado todo lo que podías para contribuir en su mejora. Al menos en mi caso particular, guardo con especial cariño y admiración a aquellas personas que de un modo u otro me han dado esa sincera ayuda, o me la siguen brindando cada día.

Riglos2

Mis cualidades como entrenador, creo que son entre otras la escucha. Se escuchar a las personas, y esto, aunque pueda sonar un poco a idea de perogrullo,  entiendo que es importante para que haya una comunicación, cosa de la que paradójicamente adolecemos en nuestra “era de las comunicaciones”. Creo tener sentido del humor y sobre todo una gran motivación, extremadamente contagiosa, casi diría peligrosamente contagiosa.  Por otro lado no me reservo nada, mi experiencia y conocimiento están al servicio de mis alumnos y amigos, no me guardo secretos, entrenamos duro, nos entregamos en cuerpo y alma a lo que nos apasiona y a cambio las rocas nos regalan escaladas hermosas.

d) Por último, cuéntanos algo de tus proyectos actuales tanto como deportista como profesionalmente (podéis dar referencias de empresas, patrocinadores…con los que estéis colaborando?

Mis proyectos actualmente son bastante humildes. Tras haber pasado los pasados tres años entre Brasil y Reino Unido. Lugares donde he tenido la oportunidad de realizar algunas primeras ascensiones, abrir espectaculares vías por preciosas líneas, viajar, encadenar y caer también. He descubierto que mi pretensión mayor es llevar a cabo una labor como guía, formador y técnico en España. Donde además de tener un medio difícilmente igualable en ningún otro lugar del mundo, tengo un montón de amigos y personas con las que disfruto compartiendo esto y otras muchas cosas.